32 años del antepenúltimo ascenso pucelano

Eusebio Ríos junto a Aramayo y el presidente en la foto de plantilla de 1979
18 de mayo de 1980. Aquel día, que hoy cumple 32 años, el Real Valladolid vivía el que es hoy su antepenúltimo ascenso a Primera división. Aquella tarde el equipo entrenador por Eusebio Ríos venció al Racing de Santander, y tras esperar un par de horas y conocer los resultados de los rivales directos, se confirmaba que los pucelanos volvían a la máxima categoría del fútbol español tras 16 años.

Aquel equipo que consiguió devolver a la máxima categoría a la ciudad de Valladolid estaba formado por gente de casa y por futbolistas que sabían bien lo que era el club blanquivioleta. Tras un duro tiempo fuera de Primera, profesionales como Pepe Moré, Antonio Santos o Manolo Llacer hicieron que el equipo presidido por Gonzalo Alonso volviera a la élite del fútbol español tras muchos años sin hacerlo y con un peregrinar muy duro en las piernas.

Un equipo de menor nivel
Cuando comenzó la temporada, allá por el verano de 1979, mucho se hablaba en Valladolid de que el equipo confeccionado no tenía el nivel suficiente para luchar por el objetivo del ascenso. Temporadas atrás, el club había contado con planteles supuestamente más fuertes y no había conseguido el objetivo. Este año fue distinto y lo fue por el entrenador

Todas las palabras que se pueden escuchar y leer sobre el fallecido Eusebio Ríos son elogios. Para muchos, el padre del hoy segundo entrenador del Real Betis, Roberto Ríos, fue considerado un manager general, que se diría hoy. El preparador vasco estaba en todos los lugares y para todo lo que el club necesitaba. Así, con duro trabajo, consiguió ilusionar a la afición y cumplir el objetivo por el que tanto se había luchado. No fue fácil porque a la trabas ya conocidas por la dificultad del campeonato había que sumar las suyas físicas. Las dolencias de las que padecía le hicieron no continuar la siguiente temporada pese a los esfuerzos de la junta directiva en que se quedara para el regreso a Primera.

Fotografía con la plantilla de la temporada 1979/1980 al completo
Una base para el futuro
Este equipo demostró que sabía qué quería hacer y dio un ejemplo de cómo hay que hacer las cosas. El mejor ejemplo para ver que este ascenso fue mucho más que eso es ver las temporadas que tras él, el equipo estuvo en Primera. Un total de 12 campañas en las que la base del vestuario de ese vestuario se fue manteniendo. Piezas clave de este equipo como Luis Miguel Gail, Pepe Moré, Jorge Alonso o Francisco Javier Sánchez Vallés estuvieron varias temporadas tras el ascenso e influyeron al crecimiento del equipo, e incluso, a la obtención de uno de los mejores recuerdos de la historia reciente del club, la Copa de la Liga de de 1984

El que no estaba en ese título fue uno de los mejores jugadores de aquella temporada, Andrés Ramírez. Lo cierto es que el talentoso no estuvo aquella temporada 1983/1984 pero tampoco pudo terminar la temporada del ascenso. A falta de unas jornadas para el final el Fútbol Club Barcelona puso los ojos en el andaluz. Helenio Herrera le observó y se lo llevó para las últimas siete jornadas. Su ausencia, notable por la calidad e importancia de su juego, no se notó en exceso en el equipo. Sin él el equipo terminó firmando el secreto a voces que decía que el Real Valladolid volvería a Primera con un equipo de futuro y comprometido con el club. Características que tienen ya 22 años pero que parecen estar más presentes que nunca en el actual Real Valladolid.

3 comentarios en "32 años del antepenúltimo ascenso pucelano" ¡¡Anímate!! y participa

.
gravatar
Juan aka Tatoon comenta....

Amigo Ángel, son 32 años... ¡¡ 32!! no 22. Lo recuerdo muy bien, porque fué mi primer año de socio del Pucela, entonces yo tenía 12 añitos e iba al viejo Zorrilla con mis tíos y mis primos. !Qué tiempos!
Enhorabuena por este fantástico blog.
Y ojalá el año que viene estemos en Primera !Aupa Pucela!

.
gravatar
Ángel Velasco comenta....

Gracias por la puntualización. Sí, había error.

Lo dicho, ¡muchas gracias!